martes, 22 de diciembre de 2009

Porqué se habla de sumisión cuando se quiere decir cibersexo

Al definirme como una Dominante suave, se acercan a mi ventana aquellas personas que se sienten atraídas por este mundo, que quieren iniciarse pero que aún ven como muy peliagudas algunas de las normas y prácticas que son habituales para sumisos más experimentados. Hasta aquí la parte lógica y comprensible de estos primeros contactos. Lo que ya empieza a resultar una pauta son los acercamientos en busca de gratificación sexual inmediata: "Señora, ¿qué puedo hacer por usted a poder ser delante de una cam, que le satisfaga y además me conduzca a una eyaculación en la tranquilidad de mi hogar?".... este sería el asunto que nos ocupa.

Veamos... si apareces en mi ventana con la loable misión de hacerme sentir bien, tus insistentes insinuaciones acerca de mostrarte en la cam, que estás dispuesto a hacer "cualquier" cosa para complacerme, lo único que consiguen es hacerme sentir incómoda, porque estás intentando llevar las riendas, es más... estás intentando llevarme al huerto. Me da igual si lo llamas sumisión, no hay signos de humildad, y encima aparece el tan manido chantaje emocional... "Señora, es que si no hago algo por usted no me siento útil".... ya lo estabas haciendo, hasta que te empecinaste en hacer de tu eyaculación una prioridad. Cuando me satisfaga verte por la cam, te lo diré, de hecho, me aburre bastante, porque no es lo mismo que la proximidad de la persona, poder escuchar cada suspiro, o notar el calor de tu piel, la dureza de tus pezones....

En resumen.... si necesitas que yo te caliente para poder eyacular, cosa que vas a hacer sí o sí, lo diga yo o no, mi ventana no es el lugar adecuado, es mejor una sala de cibersexo, donde hay personas dispuestas a mostrarse y a verte por la cam. En mi ventana no siempre hay sexo, algunas veces sí, pero hay muchas otras cosas que me complacen y en las que deseo ser complacida, como por ejemplo una buena conversación.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se agradecen los comentarios