lunes, 30 de abril de 2012

El uso de mordazas

Hoy voy a ponerme algo más seria, y aclaro de entrada que no pretendo decirle a nadie lo que debe o no debe hacer, sino que expongo mi opinión sobre el uso de las mordazas, que, aunque parecen inofensivas, pueden dar más problemas de los que parece a primera vista, así que, como en todas las técnicas y juegos del BDSM, es necesaria la precaución.

Tipos de mordaza

Se puede considerar mordaza:

- un simple pañuelo en la boca, ya sea tapándola por fuera o introduciéndolo dentro, con o sin nudos,
- las mordazas de cuero,
- las mordazas que se hacen con una tira de cinta americana, o cualquier otra cinta adhesiva,
- los bocados de cuerda o madera, incluso algunas de metal (como los bocados de los caballos),
- las que mantiene la boca abierta, también llamadas arañas o anillos,
- los arneses con embudo, o con pequeños dildos incorporados, o con tubo,
- las mordazas que se hacen con bolas de diversos materiales, algunas hinchables,
- la mordaza en forma de hocico, y algunos tipos de máscaras que tapan completamente la boca,
- los protectores bucales, como los usados en algunos deportes, que impiden el libre movimiento de la mandíbula,
- tapar la boca con la mano,
- y los arneses de boca.



Usos de la mordaza

El más habitual es impedir que alguien hable o grite, aunque la realidad es que solo se consigue amortiguar el sonido. Hay variantes en las que lo que se quiere es que la persona no pueda articular bien, y por lo tanto no se le entienda. En otros casos implica una inmovilización de la boca, ya sea abierta o cerrada, incluso impedir la entrada de aire, cuando se trata de juegos de asfixia. Y todo ello se logra tapando la boca o impidiendo el normal movimiento de las mandíbulas, la lengua o los labios.

Dentro del BDSM es un elemento que da mucho juego, tanto para el caso de privación sensorial, como cuando se representa un secuestro, una violación, o según con qué mordazas, como humillación para la persona sumisa.

Digamos que los usos más habituales serían estos:

1. Provocar la salivación (especialmente la mordaza de anillo o la araña, y también la de bola).
2. Silenciar o amortiguar los gemidos/quejidos (los pañuelos, tiras adhesivas y cualquiera que tape completamente la boca cerrada), e impedir hablar.
3. Mantener la boca abierta (las que introducen objetos dentro de la boca, las mordazas de anillo y araña, las bolas, las mordazas con embudo).
4. Humillación (por no poder hablar, por no poder controlar la salivación, por formar parte de un elemento para dar placer a la parte dominante).
5. Parafilia (por el material, por la inmovilización, o por los sonidos atenuados)
6. Dificultar la respiración.
7. En el caso del bocado puede formar parte de una caracterización de pony play.

¿Porqué pueden dar problemas?

1. Asfixia
     Cuando se usan elementos que se introducen por completo dentro de la boca, como son los pañuelos, lencería, etc, que pueden llegar a bloquear la garganta al introducirse más de la cuenta, se puede provocar la asfixia. También puede llegar a producirse un bloqueo de la garganta al echar excesivamente para atrás la lengua. En todo caso hay que comprobar en todo momento que las vías nasales están despejadas (en otra entrada hablaré de la asfixia erótica).

    En el caso de usar arneses de embudo, hay que tener extremo cuidado con la velocidad de deglución, ya que no todos tragamos igual cantidad, ni con la misma rapidez. Una velocidad excesiva puede conducir también a la asfixia.

2. Reflejo del vómito
     Para algunas personas, el que haya algún objeto que alcance la garganta (como en el caso del arnés bucal, o el de algo metido en la boca llenándola por completo) puede provocar el reflejo del vómito. Si la boca se encuentra bloqueada cuando éste se produce, puede conducir a la asfixia.

3. Alergia al adhesivo, o arrancado de pelo y piel
      En el caso de usar cinta americana o cualquier cinta que contenga un adhesivo, se pueden dar casos de sensibilidad a esa sustancia, y si se deja mucho tiempo puesta, al arrancarla puede llevarse consigo vello facial e incluso trozos de piel, causando irritación en toda la zona.

4. Alergia al material de la mordaza
      La mayoría se fabrican de goma o silicona, y hay quien se atreve con otros materiales como metal, madera, papel, tela.. en todo caso hay que comprobar también que no se es alérgico a ninguno de esos materiales y que no resulta desagradable hasta el punto de provocar arcadas de asco, que podrían conducir al vómito.

5. Luxación mandibular

      La articulación témporomandibular es la zona donde la mandíbula (hueso móvil de la cara) se une a la base del cráneo, permitiendo las funciones masticatorias y fonéticas (hablar).
Está compuesta por:
(1) el Cóndilo Mandibular,
(2) la Cavidad del Hueso Temporal y
(3) el Disco o Menisco Articular.

Está envuelta por una Cáspula Articular que junto a los músculos y ligamentos que la rodean, le permite mantenerse en su lugar durante los movimientos amplios.  Se encuentra justo delante de los oídos, y se puede sentir su movimiento al poner los dedos en esa zona al abrir y cerrar la boca. En condiciones normales no deben doler al tocarlas.

Cuando se usan mordazas que fuerzan la apertura de la mandíbula durante un tiempo prolongado, se favorece la aparición de dolor muscular por fatiga. Si los músculos afectados son los temporales, puede además provocarse una cefalea. Este dolor muscular, que puede durar unos minutos o unas horas, puede agravarse en el caso de que durante esa sobreexigencia de los músculos se produzca una luxación de la mandíbula

No es infrecuente que se produzca ya que la posición del disco está forzada, y cualquier movimiento brusco sobre la articulación (un tirón, un golpe, o un poco de presión sobre la articulación) puede desplazar el hueso de la mandíbula fuera de su hueco, provocando un intenso dolor y la imposibilidad de cerrar la boca. 

Una vez colocado de nuevo en su sitio puede desaparecer el dolor, pero si el uso de la mordaza es continuado o dura mucho tiempo, puede producirse la hiperlaxitud de los músculos de la mandíbula, que la mantienen en su sitio, quedando algunas molestias de aquí en adelante como: crujido de la mandíbula, luxación al bostezar, problemas de masticación, dolor de oídos, incluso bloqueo de la mandíbula con según qué movimientos.


6. No saber si la otra persona está teniendo algún problema

     A no ser que se tenga pactada una señal gestual, podemos confundir un quejido con un gemido si una persona tiene la boca tapada, además de que no podrá decirnos si algo va mal. Por supuesto que el conocimiento de la otra persona es vital para detectar cualquier signo que evidencie que se encuentra mal, o que  no están yendo las cosas como esperamos. 

Precauciones


* Usar las mordazas de forma moderada, por corto tiempo, controlando en todo momento la aparición de dolor muscular, que es el primer signo de fatiga. 
* Evitar movimientos bruscos de la mandíbula estando amordazado, y en el caso de usar objetos introducidos dentro de la boca, elegir elementos que sean elásticos, adaptando el tamaño al interior de la boca, suficiente para mantenerla abierta pero no forzadamente expandida.
* Usar elementos con los que se pueda respirar por la boca, y asegurarse de que las vias nasales están despejadas.
* Preguntar a menudo si va todo bien, y aprovechar para quitar o aflojar la mordaza, de manera que la respuesta pueda ser clara, no solo un sí o un no (a veces la experiencia va bien pero se sienten molestias en la mandíbula, la cabeza, etc, y es necesario saberlo para valorarlo).
* Si el objetivo es la salivación, tener en cuenta que una salivación excesiva hay que compensarla bebiendo agua (no hay que menospreciar sobretodo en épocas calurosas, la sudoración y la salivación excesivas, ya que puede producir un síncope por deshidratación).


5 comentarios:

  1. Una entrada muy ilustrativa e interesante,que hay por ahi much@ inconsciente que se piensa que los sumisos somos de acero inoxidable,como los fregaderos ;)


    Un Saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias bathym, también hay quien piensa que los sumisos ni sienten ni padecen ;).

      Eliminar
  2. Señora, es un placer, lujo y honor visitar su espacio.
    No sabe lo que llego a aprender a su lado.
    Besos y muchas gracias y felicidades:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señora!! El placer, el honor y el lujazo son todo míos de tenerla en mi blog, y de contar con su amistad, aunque eso más que un honor es un privilegio. Muchas gracias por dejarme un trocito de Usted con su comentario. Besos!!!

      Eliminar

Se agradecen los comentarios