viernes, 14 de octubre de 2011

Shibari: el arte japonés de la atadura erótica (Josep Lapidario para Jot Down Cultural Magazine)

"¿Por qué resulta erótico inmovilizar o restringir el movimiento? Para la persona atada, el efecto es en parte físico: la presión de las cuerdas sobre puntos sensibles y zonas erógenas, el roce que puede ser suave o áspero según el tipo de cuerda…  En una suspensión entra en juego la ingrávida sensación de volar y perder los referentes; en una atadura sobre tatami o una cama, el sentirse manejada, empujada, acariciada por las cuerdas. Los efectos psicológicos son potentísimos y a veces contradictorios: el chorro de adrenalina al sentirse indefenso y a la merced del atador, frente a la relajación y confianza de saberse en buenas manos y poder librarse de toda responsabilidad y vergüenza (“no puedo resistirme al placer que se me proporciona”). Como sostiene el propio Araki, atar fuertemente es abrazar… Las cuerdas se convierten en una extensión de los dedos del atador."

Un artículo muy interesante sobre el shibari, y sus orígenes y evolución, un excelente trabajo de Josep Lapidario en JotDown Cultural Magazine.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Se agradecen los comentarios