martes, 15 de marzo de 2011

Las cuerdas

Los domingos por la mañana me siento realmente como si estuviera en el paraíso. Después de haber dormido y descansado durante dos noches seguidas me siento recuperada y mis neuronas funcionando a pleno rendimiento.

Miro por la ventana, hoy hace un sol espléndido, y algunos rayos llegan ya a la terraza, reflejándose en el techo del dormitorio. Por la puerta aparece él, con una sonrisa cálida y generosa, y una bandeja con lo que parece ser el desayuno: un bol de cereales con trocitos de fruta, nata y espolvoreados con chocolate, y un pequeño jarroncito con una rosa roja. Son estos detalles los que le distinguen, los que le dan ese aire romántico a todo lo que hace.

- Buenos días, cariño ¿has dormido bien? - Siempre se levanta antes que yo, duerme poco, aunque más que cuando le conocí, quizá porque ahora se siente menos inquieto, más realizado, o porque tiene menos preocupaciones, o al menos eso intento. Asumo que es mi responsabilidad resolver los contratiempos, aunque muchas veces me apoyo en su criterio, que es coherente y práctico. Si fuera por mi, los problemas se resolverían rompiéndolos a cachitos y esparciéndolos en el aire, y él me recuerda que vivimos en un mundo real y material.

- Sí, mi Ama, a tu lado siempre duermo muy bien.- Coloca la bandeja encima de la cama, mientras me incorporo, y me coloca algunos cojines a mi espalda.
Es una curiosa combinación la nuestra, con un porcentaje de compatibilidad y un porcentaje de complementariedad. En algunas cosas somos muy diferentes y en otras, sin embargo, casi dos gotas de agua. Supongo que eso hace que nos entendamos y que al mismo tiempo no dejemos de sorprendernos, pero también a veces obliga a ciertos ajustes.

- Hace un día precioso ¿verdad? Creo que hoy me he despertado creativa. - También ha colocado en la bandeja un platito con pequeños bocaditos, para que pueda dárselos mientras yo desayuno, sabe que eso me gusta, aunque seguramente él haya desayunado algo ya.

- ¿Y qué es lo que te apetece hacer hoy, princesa? - Le miro con una sonrisa traviesa y él sabe que va a ser protagonista de mi aventura artística de hoy, y eso le complace. Le gusta participar en mis ocurrencias y sobretodo en mis travesuras.

- Pues creo que hoy voy a desenterrar las cuerdas, así que si me traes la bolsa... o mejor no, creo que iremos al patio, y así disfrutaremos del calor del sol, ¿te parece?

- Como quiera mi Ama... - tiene esa forma de decir "mi Ama", que es una mezlca entre adoración y amor, casi diría que me suena igual a que cuando me dice "mi amor", y es que en realidad ese sentimiento es el transfondo de nuestra relación, y sin él, no creo que nada de esto fuera posible. Termino el delicioso desayuno, y le miro ese culito apetecible mientras se lleva la bandeja, y ya empiezo a formar en mi mente un diseño.

Tenemos un patio amplio, en la parte trasera de la casa, que queda a resguardo de las miradas de los edificios vecinos, más elevado, y en él hice que pusieran algunos ganchos en la pared y un aro colgando del techo. Por supuesto mis juguetes están allí, protegidos por el tejado de cristal por el que se filtra el sol, iluminándolo todo. Y es que además de mazmorra, este patio también lo usamos de solarium.

Vestida únicamente con el camisón espero a que venga, en una de las tumbonas, con los ojos cerrados, escuchando el sonido característico del agua que cae de la fuente que está en una de las esquinas del patio. Es una fuente de agua continua que alimenta un pequeño estanque, con algunos nenúfares y peces. Es un regalo que él me hizo en mi cumpleaños, y que me pareció tan original... nadie me había regalado nunca el sonido de un riachuelo, y éste es ahora uno de mis rincones preferidos.

Siento sus dedos delicados recorriendo mis pies, mis piernas, y sé que ya está aquí con la bolsa, y que no quiere sacarme de mi relajación. Sonrío sin abrir los ojos y él continúa con las caricias, sentándose a mi lado. Es muy agradable el roce de sus yemas en mi piel, y poco a poco va despertando en mi el deseo. Es una curiosa criatura el deseo, un ser durmiente que despierta con la añoranza de volver a sentir la presencia del otro en nuestro cuerpo. Sin abrir aún los ojos, le atraigo hacia mi cogiéndole por la cintura, hasta que siento su aliento en mi mejilla.

- ¿Vas a portarte bien con tu Ama, y a concederle todos sus caprichos, mi niño? - Siento como se estremece al escuchar mis susurros, en ese tono de voz que a él le despierta hasta lo más profundo, y se le escapa un leve suspiro.

- Sí, mi Ama, en todo lo que quieras - Beso tiernamente su cuello, acariciándole el pelo, y noto como se va abandonando, dejando de estar pendiente de mi para disfrutar de mis atenciones. Me gusta su sabor, el sabor masculino de su piel, me despierta el apetito, y los largos lametones en sus hombros y en su pecho no hacen sinó abrir el camino hacia sus pezones que me esperan ya turgentes y anhelantes. Mientras, mis manos hábiles en reconocer el contenido de la bolsa, han cogido una de las cuerdas, y preparo un nudo de prisionero, para poder esposar sus manos a la espalda, sin dejar de besarle y lamerle. ¿Qué presa no se dejaría atrapar de una forma tan seductora? Y eso es lo que hace que este arte sea tan interesante.

Empieza con una seducción, la erótica de la presa acorralada que sabe que va a ser retenida, sometida a la voluntad de su apresadora. Confianza mezclada con curiosidad, sabiendo que su cuerpo deja de ser suyo para convertirse en lienzo, carne y cuerda entrelazados formando una escultura hermosa. Y ahora él sabe que se impone el silencio, que mi inspiración se nutre de verle, de tocar sus músculos, de sentir como el algodón se inserta en sus poros, como define sus formas, como marca claramente esas partes de él que me pertenecen. Y es que no se trata de nudos solamente, eso sería sencillo, sinó de elegir aquellos que, una vez combinados entre sí, con la tensión de las cuerdas, harán que él se sienta cada vez más poseído, más objeto de mi modelación, de mi antojo, menos resistente a ser transformado en algo nuevo, diferente. Y es que ser una obra de arte viviente te cambia, cambia tu perspectiva, porque no es lo mismo ser un espectador del arte, que ser el propio arte.

Mis dedos deslizan las cuerdas con lentitud, dejando que mis uñas arañen su piel, y él se mordisquea el labio. Es delicioso torturarle lentamente, a veces con un arañazo, a veces con un mordisco justo donde voy a pasar la cuerda, y eso incrementa la sensibilidad de esa zona. Poco a poco sus extremidades quedan inmovilizadas en una posición expuesta, sus nalgas separadas, su espalda encorvada, con las rodillas flexionadas, y él parece estar inmerso en la misma atmósfera que me envuelve a mi. Y es que cuando estoy atando entro en una especie de trance, en la que me fundo con ese maravilloso cuerpo que tengo entre mis manos, y mis roces son pura poesía, y mis nudos metáforas de todo lo que nos une, nudos elaborados y nudos sencillos, los grandes y pequeños detalles que construyen nuestra relación y que ahora forman una red a su alrededor. Y llega el último nudo, el que concluye toda la obra, y me retiro unos pasos para observar el resultado.

- Estás magnífico, este diseño hace que tu cuerpo sea aun más hermoso. - Me acerco para levantar su rostro que estaba dócilmente inclinado hacia el suelo, como si mirándome pudiera distraerme de mis evoluciones con las cuerdas, y le beso dulcemente, lamiendo sus labios, saboreando su lengua, y él consigue apenas balbucear un "Gracias, mi Ama". Acaricio su rostro con ambas manos y las deslizo paralelas por su cuello, y su pecho, y sin dejar de mirarle a los ojos, esos tiernos y adorables ojos, continúan su camino hasta acariciar su pene, que está maravillosamente erecto. Sus piernas están atadas a sus pies, de tal forma que no pueden juntarse, y mis manos tienen total libertad para recorrer sus genitales.

- Abre la boca, así... eso es... lame mis dedos...- y con una delicadeza malévola acaricio su glande con los dedos mojados, lentamente, y él gime, apoyando su cabeza en mi pecho - Lo sé, mi niño, lo sé... es una tortura...pero es que tú eres mi esclavo, ya lo sabes.

- Sí, mi Señora, para todo lo que quieras hacer conmigo, soy tuyo... - Y me sitúo a su espalda, apoyando mi rodilla en los nudos que atan sus manos, obligándole de esa manera a inclinarse hacia atrás, tirando de la cuerda que rodea sus testículos, estrangulándolos un poco más.

- Lo sé, y disfruto mucho de esta sensación, ya lo sabes... - agarro su garganta al mismo tiempo que agarro con fuerza su pene ahora enrojecido por la presión de las cuerdas, y eso arranca un nuevo gemido. - ... y parece que tú también lo disfrutas.

- Mucho, mi Ama - Ya no se trata únicamente de la belleza de un diseño simétrico, estudiado, adaptado, sinó de sus posibilidades, de la sensación de impotencia que produce, y de poder... el poder de tener a alguien completamente en tus manos.

Me coloco frente a él, quitándome lentamente el camisón, acariciándome los pechos con movimientos tentadores, y él me mira, hipnotizado, gozando del espectáculo, deseando formar parte de él, y entonces me giro, y apoyo mi espalda en su pecho, restregándome como una felina en celo, dejándole sentir mis nalgas en sus muslos, en su vientre, y ahí es cuando empieza el verdadero sufrimiento de sentirse atrapado en esta red de cuerdas que con cada uno de sus movimientos clavan aún más los nudos en su piel.

- ¿Esto es lo que quieres? Vamos mi niño, quiero oirlo.- Mi sexo húmedo se pasea ahora por su pene rojo y palpitante, empapándolo.

- Más que nada en este mundo, mi Ama - su voz entrecortada, teñida de deseo y de lucha por desasirse de las cuerdas, y poder tocarme, acariciarme...y mis manos agarrándole, y deslizando su glande entre mis nalgas, aumentando su tortura y su gozo, entreteniéndome en acariciar la zona sensible de mi ano, provocando sus gemidos más plañideros... y también los míos.

De rodillas frente a él, mis nalgas invitándole, mi sexo abierto, hinchado, y él inclinándose hacia adelante, intentando alcanzarme con su boca, pero no puede, las cuerdas se lo impiden a no ser que prefiera caer hacia adelante, y durante unos momentos permanece en un equilibrio precario, balanceándose hacia adelante y hacia atrás, en una indecisión resultante de su propia lucha interna.

- Ríndete, cielo, simplemente ríndete - Y en sus ojos veo que se resiste, que no quiere renunciar a intentar alcanzarme a pesar de las limitaciones, aún sabiendo que está todo estudiado para que no lo consiga, pero es que él es así, adorablemente tenaz, divertidamente insistente... pero al final cede... cede y se desploma sobre sus piernas dobladas, su espalda encorvada, su mirada resignada, y es entonces cuando la magia de las cuerdas obra su milagro, y somete el brío, la fuerza, la voluntad, al hombre, para convertirlo en obsequio, en cautiva y deliberada rendición. Y respiro profundamente, saboreando el néctar de esta ofrenda, que me estimula más que cien orgasmos.

- Así, shhhh, así.... - y le rodeo con mis brazos, con ternura, besándole su rostro, porque no hay momento más dulce, más intenso, que cuando su voluntad se doblega a la mía, y sentándome sobre sus muslos, enlazando mis piernas con las suyas atadas, siento su pene penetrarme, y acallo sus gemidos con mi boca, balanceándome arriba y abajo, poseyéndole, en cuerpo y alma.

- Y ahora, mi vida... ahora me perteneces

jueves, 10 de marzo de 2011

Tantra: el masaje del Yoni

Voy a poner el artículo tal como lo he encontrado, que parece que se va copiando de un lugar a otro, así que no estoy muy convencida de la autoría del mismo.

"Preparación del masaje Yoni

Tenemos que preparar el ambiente para el masaje, que sea el apropiado para un relax total. Debemos crear un espacio un sitio que nos permita sentirnos cómodos y en contacto con nosotros mismos. El masaje lleva su tiempo y debe ser respetado. No podemos apurar el masaje, sino que hay que darle todo el tiempo necesario para que sus efectos sean todo lo poderosos que deseamos. Debemos conectarnos con nuestra pareja, mediante el contacto físico: abrazándonos, acariciándonos…

La posición y Respiración

La mujer debe debe estar acostada sobre su espalda, en una posición confortable, con una almohada bajo su cabeza, de forma que pueda mirar hacia la zona de sus genitales y, a la vez, a su pareja. Coloca otra almohada bajo su cintura. Las piernas abiertas, con las rodillas ligeramente dobladas.

El que da el masaje debe sentarse entre las piernas de su pareja. Lo importante de la posición es que pueda tener completo acceso al Yoni, y también a las otras partes del cuerpo de su compañera.

Antes de comenzar, tenéis que respirar profundamente, una respiración relajante que os preparará para el masaje.Durante todo el masaje, debéis mantener una respiración profunda, lenta y estar absolutamente relajación.

El masaje Tántrico

Para comenzar, masajearemos el abdomen, los muslos y los pechos de nuestra pareja. Esto será una introducción relajante a la vez que entramos en contacto con el Yoni.

En este momento colocaremos una pequeña cantidad de aceite o lubricante en el montículo del Yoni. La cantidad debe ser precisa, la justa para que se derrame sobre el labio exterior y cubra la parte externa de la vagina.

En este momento comenzamos a masajear de forma suave el montículo del Yoni, y los labios externos. Con mucha delicadeza, cogemos el labio exterior con el pulgar y el índice, casi sin presionar, con suavidad y recorremos todo su largo de los dos labios, en forma ascendente y descendente.

Hacemos lo mismo con los labios interiores, en la misma forma, pero aún con más suavidad. La chica, que recibe el masaje, puede masajeándose a sí misma los pechos. Puede comentar al chico lo que siente y como el masaje la esta afectando, diciéndole si la velocidad, suavidad, presión, etc. son las correctas.

Para aumentar las sensaciones, debéis miraros a los ojos tanto como sea posible.

Ahora continuamos masajeando el clítoris. Aquí los movimientos deben ser suaves circulares y controlados, dando pequeños golpecitos de vez en cuando. Cogemos el clítoris entre nuestros dedos y lo presionamos suavemente.

Atención ahora, con mucha suavidad introduciremos nuestro dedo medio de la mano derecha dentro del Yoni. Esto es importante, la mano derecha, no la izquierda, ya que se relaciona directamente con la polaridad en el Tantra y es de suma importancia para el buen resultado final. Con mucha delicadeza, exploramos, masajeando suavemente el interior de la vagina. No hay que aumentar la velocidad enloquecidamente. Hay que ir variando la velocidad, la fuerza, la forma y la presión de los movimientos que vamos realizando.

Rotamos nuestra mano, para que la palma quede mirando hacia arriba. Movemos nuestro dedo, llevándolo desde la posición extendida hacia la palma de nuestra mano, doblándolo lentamente y sin hacer excesiva fuerza. Es como si estuviésemos pidiendo a alguien que se nos acerque. Notaremos una zona de tejido esponjoso que se encuentra justo debajo del hueso pélvico y detrás del clítoris.

Este es el famoso punto G, conocido en el tantra como punto sagrado. Una vez en este punto, podemos hacer movimientos circulares, de adelante hacia atrás o de un lado hacia el otro. También podemos insertar el dedo que se encuentra al lado del medio. Esto debería proporcionas más placer y excitación en la mujer.
Otra variable llegados a este punto (que deberemos consultar con la persona que esta recibiendo el masaje) es introducir el dedo meñique en su ano, mientras seguimos con el masaje. Si lo realizamos necesitaremos usar lubricantes y ser aun más suaves.

La verdad es que la chica puede tener un orgasmo durante el masaje. Incluso varios orgasmos, cada uno mas fuerte que el anterior. Esto es lo que en Tantra se conoce como “tomar la ola”. Muchas mujeres pueden aprender a ser multiorgasmicas mediante el masaje Yoni, si tienen la suerte de tener un compañero dedicado y paciente, que les dé toda la atención que necesitan y merecen.

Cuando nuestra pareja nos lo pida, la dejamos reposar en el sitio, tranquila, disfrutando de lo que ha sido el masaje. También podemos abrazarla.

Si logras dominar el masaje Yoni y otras técnicas Tantra, lo cierto es que tu vida sexual se vera inmensamente enriquecida y aprenderás muchísimo sobre la sexualidad femenina."

Fuentes:  Solomasajes.net / Innatia.com / Mundotantra.com

Por mi parte añadir que todo lo que se haga con cariño, despacio, sin prisas, disfrutando al máximo del placer que proporcionamos a la otra persona como si fuera propio, venerando cada centímetro del cuerpo que está en nuestras manos, es en si mismo un éxtasis para los sentidos, y lo demás una cuestión de explorar, preguntar, y conocer.


sábado, 5 de marzo de 2011

Un camino espiritual de Éxtasis: el Tantra

Antes de conocer el mundo de la D/s, estaba muy interesada en la sexualidad como camino hacia la liberación, o la iluminación como dicen algunos, no en balde es la energía más accesible para el ser humano, y en algunas de mis fantasías me imagino siendo la sacerdotisa de alguna antigua Diosa del placer, mostrando a sus iniciados el camino espiritual hacia el Éxtasis.

En este sentido he encontrado un artículo muy interesante sobre el Tantra, su origen y significado, y que me parece que tiene mucha relación con la forma en la que algunos vivimos la D/s, al menos yo.

"Un Camino Espiritual de Éxtasis

La sexualidad da origen al milagro de la vida, es mediante ella que la creación es posible, y es por eso que aunque lo negamos, la sexualidad rige gran parte de nuestro mundo.
  
Ahora, no se sabe desde cuando, pero hubo un momento en que los seres humanos se separaron de una visión integral del sexo, y se volvió sólo una forma física de obtener placer, y el medio para tener bebés, dejando de lado todas las implicaciones espirituales. Sin embargo, en el Oriente hubo una cultura que guardó esta tradición, donde la sexualidad era todo un camino para elevarse, trascender y alcanzar un despertar total mediante el cual se relaciona con el universo entero.

La disciplina que recupera y guarda con celo todo el conocimiento y las técnicas de sexualidad espiritual se ha conocido por siglos como Tantra. De esta forma, la sexualidad era todo un ritual para esta cultura, y se comprendía como una expresión de unión. El Tantra era y es el rendimiento total y el abandono de cualquier condicionamiento cultural, mental e incluso emocional, de manera que la energía del universo regrese a nosotros y podamos verdaderamente ser libres.

...

De esta forma, la búsqueda del Tantra es la unión con el universo, el orgasmo con el universo, con la energía vital. Cuando se logra despertar la energía que tenemos dentro mediante la sexualidad, es cuando se han despertado los chacras o el kundalini, que son esa fuerza vital que nos vincula con todas las cosas, con todos los seres, con Dios.

Es así, como quienes practican el Tantra se vuelven menos codependientes, neuróticos y celosos; pues adquieren una armonía con la totalidad de la existencia que elimina cualquier visión o sentimiento negativos y descubren su ser interior."

Os animo a curiosear algunos de los artículos porque si se trata de dar el máximo placer, incluir la parte espiritual resulta fundamental, y al igual que la D/s no está reñida con el romanticismo, tampoco lo está con la espiritualidad (y a ver si dejamos de compartimentar tanto los conceptos, que eso es muy de pensamiento masculino, muy útil para algunas cosas, pero no para vivir esta experiencia de forma plena).

<< Vivir el Tantra>>