jueves, 10 de marzo de 2011

Tantra: el masaje del Yoni

Voy a poner el artículo tal como lo he encontrado, que parece que se va copiando de un lugar a otro, así que no estoy muy convencida de la autoría del mismo.

"Preparación del masaje Yoni

Tenemos que preparar el ambiente para el masaje, que sea el apropiado para un relax total. Debemos crear un espacio un sitio que nos permita sentirnos cómodos y en contacto con nosotros mismos. El masaje lleva su tiempo y debe ser respetado. No podemos apurar el masaje, sino que hay que darle todo el tiempo necesario para que sus efectos sean todo lo poderosos que deseamos. Debemos conectarnos con nuestra pareja, mediante el contacto físico: abrazándonos, acariciándonos…

La posición y Respiración

La mujer debe debe estar acostada sobre su espalda, en una posición confortable, con una almohada bajo su cabeza, de forma que pueda mirar hacia la zona de sus genitales y, a la vez, a su pareja. Coloca otra almohada bajo su cintura. Las piernas abiertas, con las rodillas ligeramente dobladas.

El que da el masaje debe sentarse entre las piernas de su pareja. Lo importante de la posición es que pueda tener completo acceso al Yoni, y también a las otras partes del cuerpo de su compañera.

Antes de comenzar, tenéis que respirar profundamente, una respiración relajante que os preparará para el masaje.Durante todo el masaje, debéis mantener una respiración profunda, lenta y estar absolutamente relajación.

El masaje Tántrico

Para comenzar, masajearemos el abdomen, los muslos y los pechos de nuestra pareja. Esto será una introducción relajante a la vez que entramos en contacto con el Yoni.

En este momento colocaremos una pequeña cantidad de aceite o lubricante en el montículo del Yoni. La cantidad debe ser precisa, la justa para que se derrame sobre el labio exterior y cubra la parte externa de la vagina.

En este momento comenzamos a masajear de forma suave el montículo del Yoni, y los labios externos. Con mucha delicadeza, cogemos el labio exterior con el pulgar y el índice, casi sin presionar, con suavidad y recorremos todo su largo de los dos labios, en forma ascendente y descendente.

Hacemos lo mismo con los labios interiores, en la misma forma, pero aún con más suavidad. La chica, que recibe el masaje, puede masajeándose a sí misma los pechos. Puede comentar al chico lo que siente y como el masaje la esta afectando, diciéndole si la velocidad, suavidad, presión, etc. son las correctas.

Para aumentar las sensaciones, debéis miraros a los ojos tanto como sea posible.

Ahora continuamos masajeando el clítoris. Aquí los movimientos deben ser suaves circulares y controlados, dando pequeños golpecitos de vez en cuando. Cogemos el clítoris entre nuestros dedos y lo presionamos suavemente.

Atención ahora, con mucha suavidad introduciremos nuestro dedo medio de la mano derecha dentro del Yoni. Esto es importante, la mano derecha, no la izquierda, ya que se relaciona directamente con la polaridad en el Tantra y es de suma importancia para el buen resultado final. Con mucha delicadeza, exploramos, masajeando suavemente el interior de la vagina. No hay que aumentar la velocidad enloquecidamente. Hay que ir variando la velocidad, la fuerza, la forma y la presión de los movimientos que vamos realizando.

Rotamos nuestra mano, para que la palma quede mirando hacia arriba. Movemos nuestro dedo, llevándolo desde la posición extendida hacia la palma de nuestra mano, doblándolo lentamente y sin hacer excesiva fuerza. Es como si estuviésemos pidiendo a alguien que se nos acerque. Notaremos una zona de tejido esponjoso que se encuentra justo debajo del hueso pélvico y detrás del clítoris.

Este es el famoso punto G, conocido en el tantra como punto sagrado. Una vez en este punto, podemos hacer movimientos circulares, de adelante hacia atrás o de un lado hacia el otro. También podemos insertar el dedo que se encuentra al lado del medio. Esto debería proporcionas más placer y excitación en la mujer.
Otra variable llegados a este punto (que deberemos consultar con la persona que esta recibiendo el masaje) es introducir el dedo meñique en su ano, mientras seguimos con el masaje. Si lo realizamos necesitaremos usar lubricantes y ser aun más suaves.

La verdad es que la chica puede tener un orgasmo durante el masaje. Incluso varios orgasmos, cada uno mas fuerte que el anterior. Esto es lo que en Tantra se conoce como “tomar la ola”. Muchas mujeres pueden aprender a ser multiorgasmicas mediante el masaje Yoni, si tienen la suerte de tener un compañero dedicado y paciente, que les dé toda la atención que necesitan y merecen.

Cuando nuestra pareja nos lo pida, la dejamos reposar en el sitio, tranquila, disfrutando de lo que ha sido el masaje. También podemos abrazarla.

Si logras dominar el masaje Yoni y otras técnicas Tantra, lo cierto es que tu vida sexual se vera inmensamente enriquecida y aprenderás muchísimo sobre la sexualidad femenina."

Fuentes:  Solomasajes.net / Innatia.com / Mundotantra.com

Por mi parte añadir que todo lo que se haga con cariño, despacio, sin prisas, disfrutando al máximo del placer que proporcionamos a la otra persona como si fuera propio, venerando cada centímetro del cuerpo que está en nuestras manos, es en si mismo un éxtasis para los sentidos, y lo demás una cuestión de explorar, preguntar, y conocer.


3 comentarios:

  1. Saludos cordiales AmaAlyna,

    ¡Pero qué maravilla de enseñanzas! He leído con detenimiento el enlace que ofrece sobre el tantra y estoy encantado. Dejando al márgen ciertos aspectos que vinculan el tantra con aspectos divinos sobrenaturales, que a mi naturaleza agnóstica le cuesta aceptar, me identifico con ese sentido espiritual del sexo, con esa intención de dotar nuestras relaciones sexuales de una mayor trascendencia. Desde luego, creo que si el encuentro sexual se prepara con meticulosidad, se sigue un determinado ritual, pueden descubrirse aspectos en uno mismo y en la pareja que en otras ocasiones, guiados por la premura, pasan desapercibidos o no se tienen debídamente en cuenta. Qué maravilla poder alargar la relación hasta que esa energía que generalmente se dispersa en el orgasmo impregne cada centímetro de piel, y entonces cada abrazo, cada mirada, cada sonrisa, cada caricia, sea un deleite que saborear y compartir...Realmente, a esa experiencia sí que se le podría llamar con todas las letras "hacer el amor" ¿verdad?

    Bueno, y ahora sólo falta lo más importante, ay señor, tener la compañía adecuada y dispuesta... no perdamos la fe.

    Beso sus manos, Ama y senyora.

    ResponderEliminar
  2. Siempre tan entusiasta mariomg25, eres una delicia...

    Desde que tuve criterio propio me di cuenta de que si la Iglesia condenaba algo es porque tenía que ser condenadamente bueno, y la sexualidad es la gran desconocida y alienada.

    En sus orígenes, todo lo relacionado con la sexualidad era respetado, venerado, celebrado y sagrado, así que creo que una visión más natural nos devolvería esa forma de vivirla, y nos haría sentir de nuevo que no hay nada de malo en ello.

    Y tienes razón, lo segundo más importante es encontrar a la persona adecuada con la que tener esa conexión que le dé sentido a esas prácticas, porque sin corazón, sin complicidad, sólo queda el placer del cuerpo... y dicen que la esperanza es lo último que se pierde :)

    Eres bienvenido en este blog mariomg25, ya lo sabes

    ResponderEliminar
  3. "Y tienes razón, lo segundo más importante es encontrar a la persona adecuada con la que tener esa conexión que le dé sentido a esas prácticas, porque sin corazón, sin complicidad, sólo queda el placer del cuerpo... y dicen que la esperanza es lo último que se pierde :"

    Cuantas coas bonitas nos perdemos(algunos)por "no encontrar la persona adecuada"

    No escribo más,que me siento un poco alterado.

    Un no se qué para ud señora Alyna.

    ResponderEliminar

Se agradecen los comentarios